“Tribuna de la verdad “ACLARA”

            Trribuna de la verdad.

                                                    “ACLARA”

                                                    Se reproduce este articulo de  Diario la Hora 11-9-2019; para que el pueblo juzgue como se defienden los eslabones de a corrupción “Sin perdón no hay justicia” palabras del presidente del congreso Arzú Escobar ¿Y entonces porque no Han atendido a los damnificados por los agravios que recibieron durante el conflicto ARMADO;  y en vez de oírlos y aplicar la justicia, los irresponsables quieren despenalizar estos delitos.  CICG no va a volver para Pedir perdón señor Arzú Escobar; porque no debe nada, los que han dividido al pueblo con sus artimañas presentes están. Y si esta comisión internacional volviera sería para terminar con los corruptos que se quieren dar baños de pureza. Esto es lo que siente, cree y así es un hombre popular del pueblo.

Chus@tribunadelaverdad.com

Chus.Alvizures@gmail.com

Redacción La Hora
lahora@lahora.com.gt

El presidente del Congreso, Álvaro Arzú, manifestó hoy que “sin perdón ni justicia” no se restablecerá la convivencia fraternal en el país, en referencia a que los ex miembros de la extinta CICIG tienen que volver al país “para pedir perdón y reparar los daños que hicieron”. Ese mismo argumento es el que han utilizado las víctimas del Conflicto Armado Interno (CAI) que por años han buscado justicia por violaciones a derechos humanos cometidos en esa época.

En numerosas ocasiones, sobrevivientes como la familia Molina Theissen que buscan al menor Marco Antonio Molina Theissen o las abuelas de Sepur Zarco han dicho que lo único que buscan es justicia y no venganza.

Incluso en febrero de 2019, las abuelas de Sepur Zarco intentaron entregar una carta al presidente del Congreso para rechazar la Ley de Reconciliación Nacional, que daría amnistía a los militares ya condenados en este y otros casos del conflicto armado interno, pero Arzú no las quiso recibir.

En el caso de la familia Molina Theissen, que también se ha opuesto a la amnistía, han expresado que no buscan venganza sino justicia y que los presuntos responsables de estos crímenes tienen la oportunidad de demostrar su inocencia.

Asimismo han reiterado que un país necesita sanar sus heridas para reconstituirse como sociedad civilizada y esto se logra, en parte, mediante estos procesos que fortalecen la institucionalidad y la legalidad.

ARZÚ PIDE LO MISMO PERO POR TEMAS DE CORRUPCIÓN

En su discurso de hoy, Arzú mencionó que verán volver a los que formaron parte de la CICIG pero para que pidan perdón y reparen los daños causados. “Claro que sí, los veremos volver. Pero volverán para pedir perdón y reparar los daños que hicieron a familias guatemaltecas, volverán para responder ante los tribunales sobre los abusos cometidos”, indicó Arzú.

“No lo haremos por revancha. No lo haremos por venganza. No lo haremos por resentimiento o por odio”, agregó.

“Hoy es imperativo hacer justicia, pero eso es algo que nadie puede hacer por nosotros. Debemos detener, y si es el caso, castigar con la ley a los artífices de la división, tanto a los externos como a sus agentes internos, aquellos que se alimentan del miedo, del odio, que viven del conflicto”, añadió el diputado.

No obstante, el Organismo que preside Arzú está a punto de aprobar una amnistía para los responsables de cometer abusos y violaciones a los derechos humanos durante el conflicto armado interno y recientemente él arremetió contra la CIDH cuando esa Comisión pidió archivar en definitiva la Ley de Reconciliación Nacional en el Congreso.

Además, el congresista también aprovechó su disertación para referirse a las organizaciones civiles: “Organizaciones, todas ellas, cuestionadas no solo en su efectiva utilidad, sino sobre todo en su legitimidad y en su ética. Organizaciones que, donde quiera que van, cobran la factura de la miseria, del enfrentamiento, mientras se dedican a empujar, en nombre de los Derechos Humanos y la ideología de género, la caduca agenda de una izquierda que se niega a aceptar el colapso de sus ideas”.

“¿A qué nos ha llevado esa actitud? Nos ha llevado a una Guatemala que nos cuesta reconocer. Una Guatemala llena de contradicciones. Una Guatemala en la que los antiguos insurgentes armados enarbolan la bandera de los derechos humanos y tratan de justificar sus acciones amparados en reivindicaciones como la supuesta defensa de la tierra”, concluyó el diputado.

Agregado de Tribuna de la verdad.

 El accionar no fue la defensa de la tierra; Los insurgentes querían el poder por la mala dirección del estado y por eso hubo matanza urbana y territorial; los dos bandos causaron mucho  daño; Los insurgentes fuera de la Ley Y los que tenían la justicia se salieron de la Ley para causar daños irreparables. Así que no se hable de perdón; este existe solo cuando conviene a los intereses de la corrupción. Que el Congreso de la república archive la reforma a la Ley de Reconciliación Nacional es el camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *