Morales desoye clamor del pueblo

 

“Morales desoye clamor del pueblo”

 

Lo último, el anuncio escrito del mandatario Morales, quien anunció que no renovará el mandato de CICIG y la VISA del Comisionado Iván Velásquez,  quien estaba cerrando el cirulo vicioso de la corrupción enquistado en los gobiernos guatemaltecos del pasado y presente; el pueblo sabe porque se está dando este agravio a la Comisión Internacional y su Director.

El comisionado de CICIG anda de viaje y el mandatario no tiene solvencia para acusar a Velásquez, diciendo que por razones de orden y seguridad ya no podrá ingresar al territorio nacional; tiene que recordar que  está a punto de perder la inmunidad para ser investigado por el financiamiento ilícito cuando era secretario General de FCN nación y otros.

Morales; les está cerrando la puerta a los países capitalistas que ayudan a que el guatemalteco tenga un mejor sistema de vida erradicando parte de los males que nos aquejan: corrupción, sicariato, delincuencia común,  extorciones, impunidad. Eso es lo que combate la comisión internacional.

Al aislar el país con sus malos asesoramientos, veremos si los países donde existen dictadores le van a tender la mano  descapitalizada, porque no tienen para ellos menos para compartir, han llevado a su país a la quiebra con una pobreza ciudadana. Nicaragua, Venezuela y otros en la misma situación.

Si los grupos ciudadanos no se pronuncian en contra de estas medidas dictatoriales; habrá hambre y miseria; en el circulo desposeído y los corruptos volverán a sus andadas esquilmando al estado.

Juzgue usted, la carta de Morales a Migración a través del Ministerio de Relaciones exteriores, payaso, que de payaso pasó a querer ser un dictador empedernido con pantalones que no son suyos. El consejo de seguridad Nacional promueve la vuelta al pasado, sus argumentos son falsos.

 

CICIG; sin el comisionado Iván  Velásquez, será un ente muerto de fácil manejo; pues él se convirtió en el terror de los mafiosos.

Chuis@tribunadelaverdad.com

Guatemala 4-9-2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *